SI LA NIEVE NO VIENE A SAHAGÚN…

SI LA NIEVE NO VIENE A SAHAGÚN…

En Sahagún nieva, está claro, pero son muy pocos los momentos en los que esa nieve nos da para algo más que tirarnos con bolas o hacer un muñeco. Así que si la nieve no viene a Sahagún… nosotros vamos a ella, y eso fue lo que hicimos gracias a la “Campaña de la nieve” de la Diputación Provincial de León.

El día 18 de marzo, a eso de las 8:30 de la mañana, un grupo de afortunados compañeros de 1º Y 2º ESO fueron de excursión a San Isidro en busca de la nieve. Tuvieron un viaje de dos horas que a la mayoría se les hizo muy corto por las ganas que tenían de llegar. Una vez allí, les enseñaron donde iban a convivir y les presentaron a todos los monitores con los que iban a convivir, a esquiar y a hacer distintos juegos. Al rato, fueron con los esquíes a la nieve por primera vez para ver la zona donde iban a estar todas las mañanas.

La primera comida fue sobre las 5 y, seguidamente, se ducharon y jugaron a unos juegos antes de ir a cenar, después se fueron a la cama sobre las 23:30 para descansar y dormir. La rutina por la mañana siempre era la misma: despertarse a las 8:00, desayunar a las 8:30, irse a la nieve hasta la hora de comer y pasar un poco de tiempo libre con los profesores. Además, la tarde del martes, visitaron una cueva mientras les contaban una historia de miedo. Dos niñas del IES Sahagún aprovecharon el momento gastando una broma a los demás, diciendo que habían visto una niña en la cueva, los demás alumnos se aterrorizaron y algunos hasta lloraron de miedo. Al llegar a las cabañas, se ducharon, cenaron y se fueron a dormir a la misma hora de todos los días. La tarde del miércoles, estuvieron compitiendo en torneos de fútbol y futbolín que les habían organizado y lo pasaron muy bien. Después de cenar en vez de irse a dormir, ese día montaron un karaoke, estuvieron cantando hasta la hora de irse a dormir que fue algo más tarde que otros días. La mañana del jueves mantuvieron la misma rutina mañanera y después de comer hicieron una ruta en la que vieron unas increíbles cascadas. Al llegar a las cabañas estaban bastante cansados pero cuando fueron a cenar y vieron que les habían preparado pizzas… ¡a la mayoría se les quitó el cansancio de repente! Luego, al rato de cenar, montaron una verbena en la que estuvieron bailando. Seguidamente contaron historias de miedo hasta las 00:30 horas. Llegó el viernes, el día más triste para todos, el día de la despedida de la nieve y de los monitores, a los que habían cogido mucho cariño. Era el último día, con lo que por la mañana fueron a esquiar y después de esos fantásticos cinco días cogieron el autobús sobre las 15:00 horas y… ¡Rumbo a Sahagún!

Autores:     Óscar Martínez y Diego Rodríguez.

Editor:    Victoria García Fernández.

 

Los comentarios están cerrados