Un nuevo horizonte.

Un nuevo horizonte.

Aún recuerdo perfectamente aquella fría mañana del mes de septiembre de 2013 en la que un grupo de chavales, entre los cuales yo también me encontraba, nos agolpábamos nerviosos frente al edificio Alfonso del IES de Sahagún. A las ocho y media de la mañana se abrieron sus puertas, y aquellos jóvenes comenzamos, al traspasarlas, una nueva etapa de nuestras vidas. A pesar de que procedíamos de distintos colegios, y de que cada uno veníamos con nuestros miedos e inseguridades, pronto comenzamos a entablar amistad entre nosotros y a adaptarnos juntos a nuestra nueva situación académica. De aquel grupo inicial, ha habido compañeros que se han separado por distintos motivos, al tiempo que otros nuevos han ido incorporándose. Con esfuerzo, perseverancia y compañerismo hemos superado la Educación Secundaria y el Bachillerato, y ahora, en la primavera de 2019, hemos atravesado las puertas del edificio Fernando del IES de Sahagún para salir de él, para poner fin a este importante capítulo de nuestras vidas y para buscar un nuevo horizonte hacia el que avanzar.

Llegado este momento, cada uno de nosotros se marcará una meta distinta, y construirá su propio camino para lograr alcanzarla. Sin embargo, estoy seguro de que a todos nos quedará para siempre el recuerdo imborrable de nuestro paso por el instituto. Por más que pasen los años y que se acumulen las experiencias, lo que aquí hemos vivido permanecerá en cada uno de nosotros, porque el instituto ha supuesto una etapa fundamental de nuestras vidas. Entramos en él siendo prácticamente niños, y ahora salimos casi como adultos; en él hemos crecido como personas, puesto que, por encima de cualquier enseñanza académica, hemos recibido una educación en valores; gracias a él hemos abierto nuestra mente y conocido diferentes maneras de ver la vida; nos ha impulsado, en definitiva, a razonar, a cuestionarnos las cosas y a decidir por nosotros mismos cuáles deben ser nuestros objetivos.

En nombre de todos mis compañeros de 2º de Bachillerato, quiero que estas líneas sean nuestra despedida al IES de Sahagún después de todos estos años en los que ha sido nuestra segunda casa, pero quiero que sirvan ante todo de agradecimiento a todas las personas que han formado parte de nuestro proceso de educación. Gracias a todos nuestros profesores, a nuestros padres, a nuestros compañeros de otros niveles (los que nos han precedido y los que nos siguen), al personal del instituto y a nuestras familias, por habernos ayudado a llegar donde hemos llegado. Sin duda, lo mejor del instituto son todas las personas que le dan vida y que hacen que deje de ser un simple edificio para que sea un lugar con vida, que se mueve y que avanza.

Mis compañeros y yo nos vamos del instituto con melancolía y con algo de tristeza, pero también con la alegría y con la ilusión de quien cierra un libro que le ha dejado un buen sabor de boca y se dispone a abrir otro nuevo. Buena parte de lo que somos, se lo debemos al IES de Sahagún. Y, entonces, ¿qué somos? Somos un grupo de personas atrevidas y preparadas para enfrentarnos al mundo de mañana, que queremos seguir formándonos y dedicarnos a lo que más nos gusta, que sabemos disfrutar de la vida, que nunca nos rendimos, que aprendemos de nuestros errores y que tenemos siempre presente el horizonte hacia el que debemos avanzar.

Autor:  Yago Rejón Pérez.

Editor: Victoria García Fernández.

Los comentarios están cerrados